18.11.18

Reseña: Tormenta de guerra — Victoria Aveyard

TORMENTA DE GUERRA
VICTORIA AVEYARD



Gran Travesía
Páginas: 768
La reina roja #4




AVISO: SPOILERS DE LOS ANTERIORES


¡Ya está aquí! Después de tantos años desde que comenzó la saga con La reina roja, ya tenemos el cuarto y último libro de la tetralogía: Tormenta de guerra. Y lo reconozco: tenía miedo, porque los finales son decisivos a la hora de recordar con cariño una historia, y con casi 800 páginas podría pasar tanto... 

Además, lo cierto es que La jaula del rey no fue tan genialoso como esperaba, y me daba yuyu que me pasase lo mismo con este, no lo voy a negar, así que intenté tomármelo con calma. Pero claro, eso no es posible, si ya la propia portada transmite la oscuridad y el poder con el que nos vamos a encontrar durante la novela. Miedo. Muerte y destrucción. 

A pesar de que ganaron la batalla contra sus enemigos, Mare descubrió que esa victoria no era tan dulce al sufrir la traición de Cal, quien no fue capaz de elegirla. Sin embargo, no hay tiempo para sentimientos, y es que otra guerra se está forjando, y Mare tiene claro que va a luchar por la libertad de los Rojos y los nuevasangre, hay que derrotar a Maven de una vez por todas, incluso si eso significa unirse a Cal de nuevo. La última batalla se acerca, y la Niña Relámpago sabe que, si es necesario para alcanzar la libertad, se levantará sola. Ha llegado el momento de la verdad, su destino la espera. 

Intensivo. Ya te digo. Había muchos frentes abiertos, y encima en este último libro se han abierto muchos más: personajes que entran en escena, escenarios, luchas, pugnas por el poder y, por supuesto, secretos y traiciones. 

Mucho que contar, pero... son muchas páginas. Muchas. Y no voy a mentir: el principio se me hizo bastante cuesta arriba, algo lento y pesado, y aunque una vez me enganchó, mereció muchísimo la pena porque cogió ritmo y la historia resulta, sin duda, interesantísima, seguía notando que se alargaba innecesariamente. 

De todas formas, es una novela llena de acción, de sentimiento, en la que vemos cómo los personajes han evolucionado y madurado, sobre todo los principales, Mare, Cal y Maven, a los que las batallas y mentiras han cambiado irremediablemente, llenos de cicatrices y de pérdidas, de resentimiento y, por qué no, también odio. Pero también otros como Evangeline, que han cobrado una importancia vital y maravillan por su complejidad. Y las relaciones entre ellos, aunque el romance, en esta ocasión, me ha sobrado un poquito en este contexto, más que nada porque no le veía una base creíble si realmente han tenido todos esos problemas. 

Ahora bien, lo he disfrutado, y mucho, sí, pero... esperaba más: explicaciones sobre el origen de la diferencia entre Rojos y Plateados, mayor profundidad en el worldbuilding, porque tampoco es que haya demasiadas diferencias de un sitio a otro, y más drama *MÁS DRAMA*: es una "tormenta de guerra", por favor, se necesita que haya más sangre, más destrucción, más corazones rotos. 

Además, ¿soy la única que piensa que Victoria se ha cubierto las espaldas por si en algún momento le apetece retomar la historia y sacar algún libro más, dejando detalles que se pueden explotar en el futuro?

Resumiendo: Tormenta de guerra ha sido un libro que se me ha hecho un tanto pesado, pero que aun así he disfrutado mucho, pues es inevitable engancharse y emocionarse con las traiciones, el miedo y la esperanza de los personajes. Un buen final para la saga. 

4 comentarios:

  1. Buenos días:

    Últimamente no me apetece mucho leer fantasía, pero esta saga ya la tengo empezada y viendo que este desenlace te ha gustado a pesar de que se te haya hecho pesado a veces, aunque normal, si tiene casi 800 páginas jaja pero vamos que lo acabaré leyendo cuando me apetezca más este género!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hey
    Entiendo lo que dices que da miedo leer el último libro de la saga porque las expectativas suelen estar por las nubes,. yo este lo tengo pendiente, espero no tardar demasiado en leerlo, aunque viendo lo largo que es más me vale cogerlo con tiempo..

    ResponderEliminar