22.7.18

Reseña: Una canción salvaje — Victoria Schwab

UNA CANCIÓN SALVAJE
VICTORIA SCHWAB



Puck
Páginas: 408
Monstruos de Verity #1



¿Alguien me explica qué clase de magia están realizando en Urano (aka Titania y Pack) para traernos estos pedazo de libros? O sea es que últimamente se están luciendo con todas las publicaciones que están sacando o van a sacar y mi vena lectora -esa que me conecta el corazón con el fangirleo- está a punto de estallar. De verdad. 

Llevamos años pidiendo que traigan los libros de Victoria Schwab a España y ¡por fin! Empezamos con Una canción salvaje, la primera parte de la bilogía de Monstruos de Verity, y a veces calificado como un Romeo y Julieta sangriento... allá vamos. 

Por cierto, me encanta esta portada. 

Ciudad V es una lugar peligroso: los monstruos acechan en cada esquina y la tregua que se firmó entre el norte y el sur no hace más que debilitarse. Kate Harker está decidida a ser la digna hija de su padre, quien domina la zona norte, y sabe que no puede ser menos que despiadada para lograrlo; por su parte, August, en la zona sur, solo quiere ser humano, en lugar de un monstruo capaz de robar almas. Por muy diferentes que sean, solo ellos parecen ser capaces de ver lo que está ocurriendo realmente en la ciudad, pero a veces es difícil distinguir en quién puedes confiar. 

No sabéis lo muchísimo que engancha Una canción salvaje, y es que desde el minuto uno nos sumergimos en la historia y necesitamos saber más y más: se trata de un mundo futuro en el que los monstruos surgen de los actos violentos para volverse contra los humanos, que no son lo suficientemente fuertes para hacerles frente.. o al menos, no todos, pues hay algunos que parece que lo están consiguiendo, como Harker o Flynn, los que lideran cada una de las dos partes de la ciudad, pero aun así dos personajes totalmente opuestos, con motivaciones enfrentadas. 

La trama, la oscuridad, la violencia, los secretos, las traiciones... te engancha y no te deja ir, y es que el peligro está presente en cada capítulo, y los protagonistas no hacen más que luchar contra sus propios deseos, contra lo que son. Aunque, también tengo que decir que, si bien ha sido muy entretenido leer sobre ellos y sus historias son dramáticas y desgarradoras -como a mí me gustan, ya sabéis-, la verdad es que me ha costado mucho conectar con los personajes, por mucho que sufrieran no he llegado a emocionarme ni a temer por lo que pudiera llegar a ocurrirles. 

Lo mejor, y mirad que es raro que yo lo diga, es que no hay romance; vale, que sí, que podría haberlo, pero en realidad, no, y la historia está perfecta en ese sentido, si lo hubiera, o si se hubiese centrado en ello, creo que habría perdido esa personalidad que tiene este libro. No sé qué pasará en la secuela, pero por ahora, estamos bien así. 

Y, bueno, lo mejor de todo es el final, donde se revela todo y BOOOM, explotan y explotamos y necesitamos *ejem* Un dueto oscuro pronto, por favor. 

Aunque he de decir que, según lo ponían distintas críticas, esperaba una novela mucho más maravillosa e impactante, ha sido guay. 

En resumen, Una canción salvaje ha sido un libro trepidante, oscuro y adictivo, con una idea que me ha encantado y que, aunque no haya logrado conectar con los personajes, me ha dejado con muchas ganas de más. 

20.7.18

Reseña: El cuchillo en la mano — Patrick Ness

EL CUCHILLO EN LA MANO
PATRICK NESS



Nube de tinta
Páginas: 479
Chaos walking #1




Lo he comentado varias veces por las redes sociales, pero es que desde que leí Libre, de Patrick Ness, me moría de ganas de leer algo más de él, y aunque me habéis recomendado una y mil veces que me ponga con Un monstruo viene a verme, la verdad es que estoy posponiéndolo porque no quiero que las expectativas me jueguen una mala pasada. 

Por ese motivo y porque parece ser que van a sacar la adaptación cinematográfica de esta trilogía con *ejem* Tom Holland como protagonista, en cuanto me enteré de que se reeditaría El cuchillo en la mano, supe que había llegado el momento -mi momento- de reencontrarme con Patrick Ness. 

Y por cierto, la edición es una pasada: bordes de las páginas en negro, y detalles por dentro que reflejan el enmarañado lenguaje del pensamiento. 

Todd es el único niño de su pueblo, solamente le queda un mes para convertirse en hombre, como todos los demás. Y es que en ese pueblo solo hay hombres. Y en ese pueblo, puedes oír lo que piensa todo el mundo, y todo el mundo puede oír lo que piensas tú. Pero Todd no encaja, nunca lo ha hecho, y ahora que ha encontrado el silencio, un imposible en ese mundo, tendrá que escapar y dejar atrás todo lo que conoce si quiere sobrevivir. 

Admito que los primeros capítulos han resultado un tanto caóticos, como el mismo nombre de la trilogía indica, y es que el protagonista, Todd, está perdido por todos los cambios que está sufriendo su vida y nosotros lo estamos con él, por toda la información que nos falta sobre lo que está pasando. Sin embargo, la idea resulta muy interesante: la colonización, el virus, el maravilloso compañero de aventuras del protagonista, su perro Manchee, que consigue ganarse nuestro corazón desde la primera página... y la aventura, la acción, el misterio. 

Los protagonistas, Todd y Viola, se embarcan en una carrera a contrarreloj, y al mismo tiempo que se conocen, descubren el mundo que hay a su alrededor, los diferentes pueblos, las diferentes formas de vivir, por lo que han tenido que pasar cada uno..., y la guerra, que les pisa los talones. 

Según avanzaba, estaba muy emocionada y nerviosa por todo lo que podría pasar a continuación, pues es una historia de esas que te promete una sorpresa al girar la página, aunque en realidad, al girarla, sentía que no era para tanto, y no acababa de entender qué era eso que hacía que a todo el mundo le pareciese un libro tan magnífico. 

Como decía, en realidad no es un libro nuevo, sino que se trata de una reedición, y se publicó realmente en 2008 -¡2008!-, ¿qué importancia tiene esto? Aunque parezca que un libro aparece aislado en el universo, en realidad, si nos fijamos, suelen seguir corrientes literarias, temas... Imagino que todos recordáis a los vampiros, los hombres lobo... pues El cuchillo en la mano pertenece a la época de las primeras distopías, amiguis. Pero si no hemos dejado nunca atrás las distopías del todo, diréis. Ya, pero se nota, y es que después de haber leído tantas del estilo, es muy fácil imaginar por dónde irán los tiros con la trama, así que a pesar de que la idea resulta original, el desarrollo no es para nada sorprendente, incluso si esperamos que llegue ese desenlace que te deje con la boca abierta... y acaba resultando un jarro de agua fría. 

No quiero decir con esto que sea un mal libro, para nada: te atrapa, te engancha y solamente quieres seguir leyendo para ver qué pasará a continuación, pero para mí, eso que pasaba a continuación, no era tan fantástico como parecía. De todas formas, me ha gustado, sí, y estoy deseando saber qué va a pasar a continuación, pero no voy a negar que he quedado un tanto desencantada. 

18.7.18

Reseña: La posada Shima — Sonia Lerones

LA POSADA SHIMA
SONIA LERONES



Onyx Editorial
Páginas: 396
Autoconclusivo




Sí, lo reconozco: me enamoré de esta portada desde el mismo momento en que la editorial la compartió por las redes sociales. Es cierto que ya el título me había llamado la atención, pero es que, simplemente... guau. 

Además, he comentado ya varias veces lo mucho que me flipa la cultura asiática, y la japonesa, que se podría decir que dentro de mi enorme ignorancia es la que más "conozco" por tanta serie, mangas... lo necesitaba leer cuanto antes. 

Ania está ya cansada de que su tía y su abuela no le permitan ayudar en la pensión que tiene la familia, por eso, una noche decide encargarse de atender a un huésped... y es raptada para ser llevada a la Posada Shima, regentada por una horrible bruja que buscará vengarse de Ania y de sus padres. Ania se verá recluida en la Posada, donde sufrirá  lo indecible por culpa de todos los que la rodean: golpes, traiciones, insultos... todos parecen odiarla, excepto Jarreth, el esbirro y mago de la bruja, que se irá ganando su cariño...

Lo primero que tengo que decir es que ha sido genial haber podido leer este libro a la vez que Nieves de Mundos de Lectura, para poder flipar juntas por lo que iba pasando. Las lecturas conjuntas molan, claro, aunque luego soy incapaz de esperar a nadie porque me acabé el libro en dos o tres días de lo enganchada que estaba. 

Y lo siguiente... a lo mejor soy yo, que estoy un poco obsesionada, pero La posada Shima me ha recordado mucho a El viaje de Chihiro o al Castillo ambulante; no es que se parezca demasiado, pero sí que hay bastantes detalles que acercan ambas historias, sobre todo al principio de la novela, lo que me ha hecho mucha ilusión. 

A lo que iba: ha sido una novela que me ha atrapado desde el principio, con una historia que aunque en un primer momento pueda parecer algo infantil y simple, sobre todo por la inocencia de la protagonista y por su forma de actuar, va evolucionando, volviéndose más complicada y más oscura, a medida que Ania pasa el tiempo en la Posada, lo que cambia por completo su vida, sus ilusiones y sus esperanzas, a cada golpe que recibe, cada uno peor que el anterior. Ahora bien, tengo que decir que, si bien su historia me ha atrapado y conmovido, y me parece un personaje bien construido, lo cierto es que no he logrado llegar a conectar con ella en ningún momento, lo que a veces me sacaba un poco de la lectura. 

De todas formas, la trama compensa totalmente ese detalle, y es que está llena de magia, de sorpresas, de giros inesperados, secretos y traiciones, y unos personajes secundarios que valen su peso en oro, sobre todo cierta compañera de Ania, y el propio Jarreth, un conjunto de elementos que me han dejado alucinando y sin aliento en más de una ocasión, y ya os aviso que tenéis que prepararos para sufrir a medida que las tramas se van resolviendo y entrelazando para desembocar en un final trepidante que me ha dejado sin aliento: pasaban tantas cosas tan deprisa que a veces tuve que volver atrás para enterarme bien, pero basta decir que ese final me ha dejado muerta. 

En resumen, La posada Shima ha sido una novela sorprendente y muy diferente del resto; con influencias de Ghibli y con una trama llena de magia y giros inesperados y dolorosos, tengo que recomendarla sí o sí.