26.9.17

Reseña: Nemo: El chico sin nombre — Davide Morosinotto

NEMO: EL CHICO SIN NOMBRE
DAVIDE MOROSINOTTO



Anaya
Páginas: 198
Nemo #1



Desde que me aficioné a las historias de Julio Verne no he podido parar de sentir fascinación por sus personajes, todos en general pero, sobre todo, por Nemo, el capitán del Nautilus, un hombre misterioso y muy avanzado a su tiempo. 

Por eso, cuando mi amiga Celia me regaló este libro en el que se presentaba a ese personaje en su infancia, no tardé nada en ponerme manos a la obra: quería leerlo cuanto antes y descubrir qué habría imaginado este nuevo autor acerca de Nemo. 

Antes que nada, dejadme comentar de que aunque la edición es de tapa blanda, tiene una sobrecubierta que esconde una preciosidad de diseño. 

Mucho antes de convertirse en el famoso Capitán Nemo, un jovencito de piel oscura desembarca de un transatlántico en Francia, pues se dispone a entrar en un colegio para jóvenes aristócratas en la capital. Sin embargo, ese chico no tiene nombre, ni parece tener interés alguno en conocer a sus compañeros ni hacer amigos. Claro que eso no es suficiente para detener a Daniel, un criado que trabaja en el colegio, y a Ashlynn, una rica heredera que estudia también allí, y entre los tres, tendrán que trazar un plan para escapar de poderosos enemigos.

Tengo que destacar que me ha sorprendido bastante que a pesar de ser un libro sobre Nemo no haya sido el protagonista, pues en todo momento parecía que quien llevaba la voz cantante era Daniel, el criado/exacróbata, que hace todo lo que puede por hacerse amigo de Nemo y, más tarde, ayudarle, por mucho que este último sea desagradable con él una y otra vez. En cuanto a Ashlynn... tampoco me ha caído especialmente bien: ambos estudiantes, al ser aristócratas, no dudan en poner en peligro a Daniel siempre que de esa manera puedan salirse con la suya.

Por otro lado, también quiero comentar que se trata de un libro bastante introductorio: presenta a los personajes y el contexto/problema, pero no llega a arrancar realmente la verdadera historia hasta las últimas páginas, dejándonos con ganas de más. 

No me malentendáis, es un libro que se lee en un suspiro porque engancha, es entretenido y tiene momentos divertidos, pero esperaba que se nos contasen más detalles acerca de Nemo; por otro lado, me he enterado de que se trata de una saga, así que supongo que se desarrollará más durante los siguientes libros, por lo que habrá que leerlos también ;)

En fin, esperaba bastante más de Nemo. El chico sin nombre, pero eso no me ha impedido disfrutar e ilusionarme por reencontrarme con este personaje en su tierna infancia, ya arrastrando mil misterios y aventuras. 

24.9.17

Reseña: La señal de la plaga — Kevin Sands

LA SEÑAL DE LA PLAGA
KEVIN SANDS



Gran Travesía
Páginas: 434
El enigma de Blackthorn #2


AVISO: SPOILERS DEL ANTERIOR


¡Sí! ¡Qué ganas que le tenía a este libro! Y eso que ni siquiera tenía muy claro que lo fuesen a publicar en español... Pero bueno, el caso es que se trata de la continuación de El enigma de Blackthorn, una historia de misterio y aventuras middle grade que consiguió engancharme muchísimo. 

Además, no sé si es solo cosa mía, pero no suele haber demasiados libros dirigidos hacia un público más joven que estén ambientados en esta época, y me parece una gran manera de hacerles interesarse por los acontecimientos que tuvieron lugar, por ejemplo, en este caso en el s. XVII y, con él, uno de las peores plagas: la peste. 

La peste acecha en cada esquina de las calles de Londres, y nadie puede hacer nada para evitarla... o al menos eso parecía, porque la aparición de un nuevo maestro boticario, Galeno, hace nacer la esperanza en los corazones de todos, pues dice tener una cura capaz de acabar con esa horrenda enfermedad. Galeno acabará trabajando en la botica de Blackthorn, sumando a Christopher y Tom en esta historia, por eso cuando alguien intenta atentar contra la vida de ese salvador, ambos jóvenes se embarcan en una peligrosa aventura llena de misterios que los llevará de cabeza a una nueva conspiración. 

Recordaba que había disfrutado mucho el libro anterior, pero había olvidado la forma tan adictiva que tiene el autor de relatar los hechos; además, presenta el contexto de la época de una forma muy realista, y te ayuda a hacerte una idea sobre cómo era la vida en esos momentos tan difíciles. 

El reencuentro con los personajes ha sido estupendo: la historia comienza algo después del desenlace de El enigma de Blackthorn, así que hay algunas cosas que nos hemos perdido, pero pronto somos capaces de trazar ese mapa gracias a los recuerdos de Christopher, quien también ha madurado, y que lo hace aún más durante esta entrega, al mismo tiempo que su buen amigo Tom, el gigante bonachón, y Sally, una nueva incorporación que promete mucho. 

En cuanto a los misterios, enigmas, aventuras... que encontramos en esta segunda parte, no dejarán a nadie indiferente: me resultó fascinante desde el primer momento, pues es obvio que algo huele a chamusquina, y a través de distintos códigos, Christopher será capaz de descubrir una inteligente trama que de ninguna forma puede terminar bien. 

A pesar de que no deja de ser una novela de aventuras, me fascina lo mucho que es capaz de transmitir el autor, pues en todo momento somos capaces de ponernos en el lugar de Christopher y temer tanto por su seguridad como por la de sus compañeros, además de un par de detalles que es posible que consigan arrancaros más de una lagrimilla. 

Vamos, que tenía las expectativas bastante altas, pero ha conseguido superarlas: ha sido una historia que no he podido menos que devorar y que me ha transportado a ese Londres lleno de dolor, de enigmas y misterios, y que, por supuesto, me ha dejado con ganas de más. 

22.9.17

Reseña: Escuela de Robinsones — Julio Verne

ESCUELA DE ROBINSONES
JULIO VERNE



RBA

Páginas: 297
Autoconclusivo



Sé que no acostumbro a traer por aquí clásicos en general -básicamente porque tampoco suelo leerlos; por algún motivo, no suelen gustarme, y eso que lo he intentado-, pero gracias a un trabajo que me tocó hacer para la carrera, tuve que leer unos cuantos libros de Julio Verne y acabé cogiéndole mucho cariño.

Por eso mismo, quiero traeros hoy el que más me ha gustado de todos los que he leído de él hasta ahora: Escuela de Robinsones. Y por favor, que no os asuste que sea un libro antiguo, porque es genial.

Godfrey, un joven sobrino de un rico comerciante estadounidense, amante de las novelas de aventuras, decide que necesita hacerse a la mar y vivir su propia odisea, porque está convencido de que ello le preparará para la vida y le deparará grandes emociones. Sin embargo, lo último que esperaba era naufragar en una isla aparentemente desierta, en la que tendrá que sobrevivir a los sucesos más inesperados junto a su profesor de baile y etiqueta Tartelett.

Bueno, si no lo habéis deducido por el título, seguramente ya lo hayáis pillado por la sinopsis: sí, es una especie de retelling de Robinson Crusoe. En esta ocasión se le ha dado una vuelta de tuerca a la historia con un toque cómico que la hace completamente irresistible, gracias sobre todo al personaje de Tartelett, que está más perdido en la isla que un pulpo en un garaje -aunque bueno, no voy a entrar en el debate de las teorías en las que se menciona que él representaría a la figura femenina en la historia-, y una gran cantidad de sucesos surrealistas que no tienen ningún sentido hasta que no llegamos al desenlace.

Además, al contrario que muchos de los clásicos, este en concreto es de lectura ligera, el desarrollo es muy ágil y entre eso y que la trama es muy entretenida, se lee en menos que nada. Además, personalmente, me han encantado todas las referencias al náufrago original, Robinson Crusoe, y al hecho de que Godfrey quisiese revivir sus aventuras -y la forma en la que todo se repite de cierta forma en Escuela de Robinsones-. 

Como ya os he comentado, el desenlace es bastante sorprendente: se nos da explicación para todo lo extraño que ha sucedido en la isla, e incluso va más allá y recupera a algún personaje que parecía perdido desde el principio... 

En resumen, es una lectura genial, y si estáis pensando en empezar a leer tanto clásicos como a Julio Verne y tenéis miedo de que se os haga pesado, os recomiendo encarecidamente que empecéis por este, pues es un libro muy entretenido, rápido y divertido.