13.11.17

Reseña: La probabilidad del unicornio — Elena Castillo Castro

LA PROBABILIDAD DEL UNICORNIO
ELENA CASTILLO CASTRO



Titania
Páginas: 288
Autoconclusivo



¿Podemos pararnos un momento a admirar lo preciosa que es esta portada? Por favor, es que me encanta cada detalle, desde los personajes dibujados en blanco y negro hasta la constelación en el cielo, y ya no hablemos de que el título me atrajo desde el minuto uno.

Por si eso fuera poco, ya conocía a la autora de otras historias, y lo cierto es que me habían gustado bastante: suele haber bastante romance y drama, dos de los puntos que considero indispensables en cualquier libro, así que ¿cómo iba a decir que no?

Tras haberse salido del "buen camino", Vera tendrá que aceptar las consecuencias, y esas son acabar desterrada durante el verano a un pueblo de Alabama perdido de la mano de Dios, en el que está segura de que no encontrará nada que pueda ayudarla a sentirse mínimamente bien. Sin embargo, lo que empieza como un castigo, acaba convirtiéndose en un regalo: hará grandes amigos, encontrará a gente que la entiende, y sobre todo se encontrará con Ben, un tipo algo rarito siempre perdido en sus números pero que consigue hacerla sentir especial, y por quien volverá a arriesgarlo todo. 

Mmm a ver, lo cierto es que ha sido una historia ágil, sencilla y con un protagonista masculino muy dulce, pero me ha dado la sensación de que le ha faltado algo para que me atrapase por completo, para que me enamorase; el caso es que no ha llegado a transmitirme los sentimientos que se supone que debería estar sintiendo. 

Los personajes secundarios me han resultado muy tiernos todos, y me ha encantado que se nos fuese dando cada vez más información acerca de ellos, sin embargo, al final, sus historias han quedado muy en el aire y no he acabado de entender por qué, daba la sensación de que la escritora se hubiese quedado sin hojas, sin tiempo de contarnos nada más; por otro lado, Ben ha sido un personaje maravilloso, interesante y muy bien retratado. Con la que no he conectado en ningún momento ha sido con Vera, que me ha resultado bastante egoísta y perdida en su mundo, sin demasiadas ganas de contribuir a hacer sentir mejor a nadie. 

Y en cuanto al "gran momento dramático" que siempre suele aparecer en este tipo de novelas, ni me ha parecido grande ni tan dramático como se pinta, no se le da prácticamente relevancia y al final todo se resuelve muy rápidamente, así que, desde mi punto de vista, le ha faltado emoción. 

En resumen, ha sido una historia que me ha hecho pasar un buen rato y que ha sido entretenida, sí, pero de la que, decididamente, esperaba mucho más: me encanta que los libros me transmitan lo que sienten los personajes, y en esta ocasión, no lo ha conseguido. 

3 comentarios:

  1. ¡Hola! Me pasó completamente lo mismo, para mí le faltó ritmo y más chicha jaja pero bueno no estuvo del todo mal

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía el libro pero la verdad es que no es para nada mi estilo así que no creo que me anime con él. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué razón! La portada es una preciosidad, aunque si comentas que ese momento tan esperado de drama no es para tanto, sí que me echa un poco para atrás...

    ResponderEliminar